Después de unos 16 meses de abstinencia rugbística, este sábado Tala y La Tablada se dieron el gusto de volver a pisar una cancha y aplacar un poco tanta ansiedad acumulada por la pandemia.

Fueron varios partidos amistosos en diferentes canchas de ambos clubes. Así hubo encuentros en el terreno azulgrana de Urca (donde jugaron desde el mediodía las M19), en el anexo del Tala (las preintermedia) y en el campo principal del club blanquinegro, donde se midieron las intermedias y cerraron las primeras, que se enfrentaron desde las 20 con luz artificial para redondear una gran jornada.

Todo se realizó bajo un estricto protocolo sanitario, con la asistencia de 100 personas como marcaban las pautas, distanciamiento, control de temperatura, uso de barbijo y alcohol.

A la hora de jugar, las ganas de todos fueron indisimulables, con los condimentos propios de cualquier Tala-Tablada, cuyos protagonistas quieren ganarle siempre al clásico rival. Los scrums fueron simulados y, en primera, hubo varios juveniles de ambos lados.

Los resultados pasaron a ser una anécdota porque lo trascendente es que volvió el rugby, aunque en primera la alegría fue para La Tablada, que se llevó un muy buen triunfo 21 a 12 para alegría de toda la familia azul y roja.

Gentileza – Mundod.com.ar