lunes, agosto 10, 2020

Los Juegos de Tokio serán en 2021: la tercera guerra que detiene el olimpismo

Los Juegos de Tokio no serán en 2020, sino en 2021, después de que el Comité Olímpico Internacional (COI) aceptara la petición del primer ministro japonés, Shinzo Abe.

El organismo había ya admitido la opción del aplazamiento y estaba pendiente, únicamente, de ofrecer tiempo al país organizador para resolver los compromisos contractuales. Una vez que Japón dio luz verde, esperar cuatro semanas carecía de sentido. El COI traslada el evento al año siguiente, como ya hizo la UEFA con la Eurocopa. El deporte mundial celebra en silencio la decisión, tan dolorosa como inevitable, y sin precedentes desde la dos guerras mundiales. Diferente, frente a un virus, estamos en la tercera.

Realizar los Juegos en el año olímpico era arriesgado por tres razones: el desconocimiento sobre la evolución de la pandemia; la negativa a acudir de numerosos países, algunos de los cuales, como Canadá o Australia, ya se habían pronunciado al respeto, y, finalmente, el temor a celebrar competiciones en estadios vacíos. Escenarios que habrían llevado a Tokio 2020 a un fracaso absoluto y a ser recordado por los Juegos que se llevaron a cabo contra una realidad más poderosa, hoy, que la propia esperanza.

Japón prefiere asumir los costes económicos, cuantiosos, que supone el aplazamiento. Evaluarlos es, hoy, difícil, ya que tienen que ver con la industria turística, que esperaba unos 60.000 visitantes, los operadores de televisión, los patrocinadores y las empresas que debían gestionar las instalaciones después de los Juegos, lo que se conoce como el legado. Es el caso de la villa olímpica, cuyas viviendas ya habían sido adquiridas por particulares. Empieza un tiempo de negociación y reconstrucción.

«Lo importante es salvar vidas humanas, las consecuencias económicas no son ahora importantes», dijo Thomas Bach, presidente del COI, que debe acordar el mantenimiento de condiciones con los tenedores de los derechos. El Comité Organizador, por su parte, necesitará mayor gasto estatal para minorar el impacto negativo, calculado por analistas locales en unos 5.500 millones de euros en el PBI japonés. El coste total de los Juegos, en el que se han implicado todas las administraciones, asciende a 11.500 millones. El país, que afronta un escenario de recesión económica en 2020, podría ver ésta incrementada en unas décimas hasta una contracción del 1,5% del PIB.

Los atletas pueden ya estar tranquilos, puesto que el estrés que había generado la pandemia sobre su preparación, a meses de los Juegos, era insostenible. De ese modo lo hicieron saber, aliviados, en todo el mundo. Quizá para otros, como Pau Gasol, uno de los líderes de nuestro deporte, la prórroga sea excesiva. Tendrá 40 años. «Ojalá mi cuerpo aguante», dijo, a su vez, la italiana Federica Pellegrini, una veterana de 31 años en una piscina de niñas.

El aplazamiento de los Juegos, que cerraba el curso deportivo, puede arrastrar a otras competiciones hasta un escenario que de la temporada por perdida. La cita quiere conservar su nombre, Tokio 2020, en 2021, pero lo cierto es que el año olímpico, uno de los peores de nuestras vidas, lo es también para la historia del deporte y el olimpismo, interrumpido entre 1912 y 1920, y 1936 y 1948. Fueron 20 años de guerras, en el mundo en donde pararon los Juegos pero no apagaron su llama, la llama de una esperanza puesta por el mundo en 2021.

Fuente: elmundo.es

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mas visto

World Rugby: Guerra declarada entre el hemisferio norte y sur

El anuncio del reparto de plazas de la eliminatoria al Mundial de rugby Francia 2023 terminó de desatar la guerra entre el norte y...

Hay quórum para que se juegue el Vodafone Super Rugby AU

La franquicia profesional de rugby de WA había sido parte de las discusiones con Rugby Australia durante la planificación de la competencia, pero a...

El protocolo de la UCR para que vuelva el rugby en Córdoba

Fue entregado al COE, aunque el retroceso a la Fase 3 hace que parezca aún más lejano el retorno a la actividad. Como cada una...

García Botta fue contrato por Harlequins

Confirmando los dos fichajes argentinos para la próxima temporada, Harlequins oficializó la contratación del primera línea, quien se sumará al club inglés, junto...