Últimas Noticias

Maxime Mbandà: «Mientras tenga fuerzas, continuaré»

marzo 25th, 2020 |
Maxime Mbandà: «Mientras tenga fuerzas, continuaré»
INTERNACIONALES
0

En estas pruebas que te pone la vida, la familia del rugby muestra los valores de solidaridad y pasión del deporte para ayudar a los afectados por la pandemia de coronavirus.

Dicen que la adversidad saca lo mejor de hombres y mujeres, y tomando a Maxime Mbandà como ejemplo, no se han dicho palabras más verdaderas.

El tercera línea del XV Azzurri ha puesto a un lado los temores por su propia seguridad para ayudar a sus conciudadanos en este momento tan difícil al convertirse en un conductor de ambulancia de emergencia mientras Italia continúa siendo devastada por COVID-19.

“Me encontré llevando pacientes de un hospital a otro. Ayudo con la camilla o si hay pacientes que llevar desde una silla de ruedas. También tengo el oxígeno», reveló el jugador que suma 20 test en una entrevista con AFP .

“Noventa y cinco por ciento de las estructuras hospitalarias están dedicadas a pacientes con coronavirus. Si la gente viera lo que yo veo en los hospitales, ya no habría una fila frente a los supermercados. Lo pensarían dos, tres o cuatro veces antes de salir de su casa, incluso para salir a correr».

“Lo que veo son personas de todas las edades con respiradores, con oxígeno, médicos y enfermeras de guardia que no duermen ni un minuto durante el día y que solo están tratando de descansar un poco al día siguiente. Ojalá pudiera decir que la situación aquí está en el límite, pero me temo que tengo que decir que este ya no es el caso «.

TRAGEDIA INDESCRIPTIBLE

El número de muertos en Italia ahora es más alto que en China, el país donde comenzó el brote, y Mbandà dice que nada podría haberlo preparado para lo que ha visto.

“La agenda diaria es la muerte. Cuando ves sus ojos … incluso si los pacientes no pueden hablar, se comunican con los ojos y te dicen cosas que no puedes imaginar».

“Escuchan las alarmas, los médicos y las enfermeras que corren de un departamento a otro. La primera persona que saqué de un hospital me dijo que había llegado hacía tres horas cuando murió su vecino de al lado. Y durante la noche, otras dos mujeres murieron en su habitación. Nunca había visto morir a nadie».

“Hay que comportarse con estos pacientes como si fueran parientes. Pero lo terrible es que cada vez que los tocas, una simple caricia en la ambulancia para consolarlos, debes desinfectarte las manos de inmediato».

“Mientras tenga fuerzas, continuaré. Estoy acá y me quedo allí. Mientras haya una emergencia, me quedaré a donde estoy”.

World Rugby

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *